La importancia de la Gestión Financiera en tu Negocio

Desde que me dedico a esta profesión, he observado que vivimos en un mundo empresarial en el que la mayoría de las pequeñas empresas no tienen un departamento de Gestión Financiera ni se ocupan tampoco de saber mes a mes en qué situación financiera se encuentran. ¿Hay pérdidas? ¿o ganancias? Lo mismo ocurre con los autónomos.

Esta situación de ceguera causa muchos problemas. ¿Os imagináis ir conduciendo un coche con los ojos tapados? No, verdad. Todos sabemos lo que eso conlleva, salirse de la carretera y si hay suerte, tener un rasguño pero si no hay suerte…. Lo mismo ocurre en las empresas y en los negocios de los autónomos. Si no gestionas las finanzas de tu empresa o negocio, no sabes hacia dónde vas y la probabilidad de tener pérdidas sin saberlo o lo que es peor llegar a la bancarrota es elevada. En cambio, si sabes a dónde te diriges, tal vez no te gusta y decides cambiar de dirección.

la importancia de la gestión financiera

Todas las empresas y negocios, tienen un gestor que se ocupa de pagar el IVA, el IRPF y otros impuestos y los seguros pero ellos no te dicen si tu empresa/negocio está enferma o lo que es peor, muerta hasta que hacen las cuentas anuales, es decir en abril del año siguiente (o por lo menos, este ha sido siempre en mi caso). No es su función, no lo discuto pero si nadie lo hace….alguien tiene que ocuparse y ¿quién mejor que tú? Tú que eres la madre de la criatura y quieres que esté sana y salva.

No es necesario tener una licenciatura en Economía para llevar las finanzas de la empresa, simplemente hace falta ver los ingresos y los gastos mensuales para tener una idea de si la empresa está ganando o perdiendo dinero. Conozco mucha gente que no lo sabe y cuando no pueden hacer frente a los pagos de IVA, IRPF, etc ya es demasiado tarde.

Es tan simple como apuntar los gastos domiciliados, fijos, diarios y eventuales y esto no lleva mucho tiempo. Separar el IVA que cobras a los clientes porque no es tuyo, lo tienes que devolver pronto. No hay excusas para no hacerlo. Y si no te gusta, delega pero si no lo haces, el precio es demasiado caro.

Además, al igual que en las finanzas personales, un porcentaje de los beneficios deben ir al colchón del ahorro para emergencias, descenso de ventas…y otro porcentaje para posibles inversiones.inversiones. Con estas prácticas básicas, la tranquilidad está más asegurada.

Como decía en mi primer post, además, hay que cambiar creencias, cambiar hábitos, cambiar nuestra relación con el dinero, etc y tener paciencia, perseverancia, no rendirse pues con el tiempo veremos los frutos.

Es una carrera de fondo, hay que aprender conocimientos nuevos, conocimientos que no nos enseñaron en los colegios, universidades. Hay que desaprender malos hábitos que nos han inculcado toda la vida, creencias que hemos ido adquiriendo sin esfuerzo, solo escuchando a nuestro alrededor.

Una de ellas, muy típica, es aceptar a todos los clientes y aunque parezca muy fuerte, lo que voy a decir, NO es conveniente aceptar a todos los clientes. Hay clientes que dan mucho trabajo pero pocos ingresos y menos beneficios, quitando tiempo para otros clientes que merecen la pena o para buscar otros clientes ¡Tan simple como esto! Tal vez algunos estaréis pensando “que fácil decirlo, pero hacerlo y más en estos tiempos….” Lo digo por experiencia, hay clientes que absorben tiempo, energía para nada. La ley de Pareto lo dice, el 20% de los clientes representan un 80% de facturación. Yo lo he hecho y no es exactamente una relación 80/20 pero se acerca. Céntrate en ese 20% de clientes y el tiempo restante, céntrate en lo que realmente importa, párate a “afilar la sierra” y analiza donde quieres llegar. En muchas ocasiones, vamos por la vida en automático sin pararnos a pensar.

Por supuesto que hay excepciones, que a veces hay que aceptar clientes, trabajos que en principio, no interesan pero siempre hay excepciones en toda regla.
Por lo tanto, estudia, analiza la situación de tu negocio continuamente, no a final de año cuando ya es demasiado tarde para cambiar de rumbo.

¡ESE ES MI OBJETIVO! ¡TENER UN NEGOCIO PROSPERO! ¿Y EL TUYO? SI ESTE ES TU OBJETIVO, CONTACTA CONMIGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>